August 24, 2017

Ancash: Se busca gobernador para que gobierne

El título planteado se lee absurdo, pero igual de absurda es la situación que atraviesa Ancash. Necesitamos un Gobernador que gobierne nuestra región por que los anteriores han hecho cualquier cosa menos gobernar.

Y es que subastar los cargos públicos y rotarlos rápidamente cuando se les acabó el crédito, aniquilar CHINECAS, promover el desorden y el atraso no quepa en la definición de gobernar todo lo contrario; lo que hubo fue desgobierno. El mismo desgobierno significó la parálisis de la gestión en que “hacer nada” y esconderse ante los problemas fue la característica de la “gestión”. En todos los casos hubo incapacidad para gobernar que hace que el actual vacío de poder no lo sea tanto, o en todo caso lo es formalmente o físicamente, porque en la práctica, la “primacía de la realidad” nos desnuda” que: ¡hace rato que no tenemos gobernador!
De nada sirven las opiniones destempladas de quienes buscan publicidad proponiendo pachotadas como intervención nacional o que se elija la más votado, no solo es absurdo sino ilegal. Hoy nos encontramos ante una situación en que la elección de un gobernador no depende de los electores sino de los miembros del Consejo regional.

De acuerdo a la Ley Orgánica de Gobiernos Regionales no hay nada más que hacer, de entre ellos saldrán el Gobernador y Vicegobernador provisional.
Pedir reflexión y consenso para elegir al “más idóneo” o al que consejero que más se aproxime es lo ideal; sin embargo, las ambiciones personales y las negociaciones ya se han trascendido. Ya que excepto ellos mismos nadie más puede intervenir, lo primero que hay que hacer notar es que esta elección investida de “legalidad” no tendrá la “legitimidad” que da el haber ser elegido por el pueblo, así que los consejeros deben “hilar fino” porque de no elegir correctamente podríamos repetir la historia de desgobierno y provocar la paciencia del pueblo.
El nuevo gobernador debe ser consciente que no fue elegido por el pueblo, que es “la contingencia” y que su tarea es conducir un gobierno de transición, no debe pensar ni actuar como candidato, sino que debe estar dispuesto a “hacer lo que sea necesario” para sentar las bases para que un nuevo gobierno encuentre la región en un punto de inicio menos atrasado.
Necesitamos un gobernador honesto con autoridad moral, ni Waldista, ni Varguista; con capacidad comprobada; con voluntad política, que sea capaz de tomar decisiones; concertador, con capacidad de escucha, dialogante pero al mismo tempo firme, “con los cojones bien puestos” para poner orden, para anunciar y denunciar las mafias y negociados; conocedor de gestión pública; convocante de un equipo de profesionales capaces, no genuflexión que apueste por el desarrollo de la región sin ser esclavo de los aplausos. En resumen, necesitamos un Gobernador que quiera, que sepa y pueda gobernar Ancash

Ancash ya estaba en la ruina, hoy estamos peor. Como ciudadanos no solo nos queda esperar que esta vez “otros” tomen la mejor decisión; al mismo, tiempo elijase a quien se elija, es necesario retomar y fortalecer la vigilancia ciudadana para exigir que se gobierne en función de las necesidades de la población y no en beneficio de intereses particulares. Si no nos organizamos Ancash seguirá en el fondo que ha tocado por malas decisiones al elegir gobernantes incapaces, o enjuiciados por corrupción.

POR: MIGUEL ARISTA CUEVA

¿Qué opinas?

comentarios

Siganos en Instagram